Consejos de póker para principiantes

1) No apuestes al principio. El póker es un juego en el que se puede ganar dinero, pero primero tendrás que aprender.

2) No juegues estando de mal humor. El póker requiere de mucha concentración, por lo que necesitarás tener la mente despejada para no cometer errores. Tus oponentes aprovecharán cualquier momento de debilidad.

3) No bebas alcohol mientras juegas. Aunque al pensar en una partida de póker nos vienen a la mente las típicas escenas de tabaco y alcohol durante el juego, con una cortina de humo que impide la visibilidad de lo que está ocurriendo, el alcohol nos hará arriesgar mucho más de forma gratuita e innecesaria.

4) Establece cuáles son tus límites, cuánto tienes, cuánto estás dispuesto a apostar y cuánto puedes permitirte perder. No seas impaciente y reserva tu presupuesto para cuando puedas apostar a niveles más altos.

5) Según tu posición en la mesa, puedes estar en ventaja o desventaja respecto al resto de jugadores, así que observa bien el transcurso de la partida. Si repartes tú las cartas, serás el último en jugar, por lo que podrá conocer las apuestas de los otros antes de que sea tu turno de hablar. En caso contrario has de tener en cuenta que el dealer será quien esté observando tu dinámica de apuestas.

6) Observa bien los patrones de conducta de los otros jugadores. Intenta averiguar qué significan sus gestos, postura corporal, movimientos, labios apretados, movimientos de dedos, de las cejas…

7) Atiende a las cartas que hay sobre la mesa. Calcula las posibilidades de obtener la jugada que necesitas teniendo en cuenta lo que hay sobre la mesa.

8) No participes en todas las manos, solo conseguirás perder más. Si recibes una mala mano, no te la juegues, espera a la siguiente.

9) Cuidado con los faroles. Tampoco hay que hacerlos gratuitamente, porque es una táctica útil en el póker que tiene su razón de ser, no merece la pena desvirtuarla. El momento apropiado de utilizarlo es cuando el riesgo de ser pillado el bajo.

10) Cambia tu estrategia de juego a mitad de la mano. Esto hará tu jugada menos predecible.

11) Lo que has apostado ya no es tuyo. Es importante jugar con esta idea en mente, ya que un error común es querer seguir apostando por todo lo que hemos puesto ya, queriendo recuperar lo perdido. Si la jugada no te favorece, es mejor no seguir apostando para no perder más.

12) No sigas apostando para ver las cartas de tu rival. Si te conviene jugar, no sigas, ¿qué más da lo que tenga el otro?

13) Tómate un descanso. El póker es una actividad que cansa mentalmente y que puede llegar a agobiar, también por la presión de la apuesta de dinero. Si te ocurre esto, date una mano de descanso y no juegues, desconecta del juego por un momento. Te vendrá bien.

14) Sé humilde y aprende a perder y a ganar. Esto se llama “actitud deportiva”. No presumas de haber ganado ni machaques a tus contrincantes. Los perdedores lloricas tampoco son una compañía agradable. Aprende de tus errores y tus aciertos para la próxima vez.

15) Lee artículos sobre estrategias de póker y mira vídeos de jugadas y partidas online. Si puedes asistir como espectador a partidas dentro de un casino, podrás aprender mucho de observar a los jugadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.